“La mejor forma de librarse de la tentación, es caer en ella”

“Para amar a alguien, no es suficiente querer, hay además, que saber”

Este conjunto de letras pretende dar testimonio de una aventura: La de asociar síntomas de lo más variado, criticas en forma de sátira que, por una parte, contradiga las mentiras y abusos “Legales”, y por otra, enfoque la “Locura legal” de tantos, ya sea a través de las religiones que rayan la demencia, y por otro, el “Poder” que todo lo jode para mal, de la mal llamada conciencia, que debería ser lógica, para que de una vez la sin razón, muera.

Este conjunto de letras aúna siete formas de narración pictórica de Luis CAÑIZARES, para que entre todas, tocar sátiras que denuncian abusos de todo tipo y combatan con la misma sátira el veneno inyectado a través de siempre en la vida, o imitación a vida, de ésta humanidad que camina hacia la demencia, para luego continuar hacia la destrucción como otras civilizaciones desaparecidas.

(-Mientras “Dios” duerme- Entre la carcajada y el orgasmo- Una docena de latidos- El pecado perfecto-Abu Ghaib- La Yihad- Los Toros-).

La vida de un creador, es un continuo estado de guerra. No rehúyen el combate, ni el compromiso, ni la crítica; pues si no se satiriza la denuncia de una sociedad ciega, sorda y muda, ¡para que dedicarte a crear!. Los creadores artísticos oriundos de la torre de marfil no pueden comprender la existencia de la creación libre y combativa porque, el riesgo no va con sus ideas de libertad. Se acomodan en esa especie de esclavitud de los sumisos para lamer, cual perro, los culos de los poderosos o, de los que temen.

Así sobreviven, a través de todos los tiempos, sectas sensibleras, adoradores oportunistas, lameculos sin lengua propia, Dioses mete miedo destinados a todo tipo de dominio, según la conveniencia. Pero también esclavos de sus propias estupideces dispuestos a esclavizar, leyes que ni Dios entiende, y jueces que las imponen según a quien cómo y cuándo, lideres toca huevos y abogados que defienden, sabe Dios qué y como, con tal de chupar la sangre al mismo Drácula.

No solamente con el futbol se contamina de forma calculada, con las guerras chapuzas también, y en éstas caben todo tipo de abusos y locuras. Al fin y al cabo, sólo mueren los enviados. Los grandes jefes se quedan en casa para seguir jodiendo con el pensamiento ocupado en formas y formulas que jamás se aplican: jóvenes ignorantes deseosos de parcela junto a un Dios inexistente, haciéndose cuerpo-bomba para morir por nada, y para matar según el plan de otros dioses de segunda, jamás dispuestos a explotar. Frustrados por la religión que en nombre de, sabe Dios qué dios, obedecen impidiéndose a sí mismos/mismas, pareja, esposa o esposo, e incluso la ilusión de ser padres, para desde el encierro obligado y la frustración, violar desahogando con niños o niñas que marcan para siempre, no sé si en nombre de algún dios o diablo.

Líderes religiosos  que en nombre de no sé qué “pureza” contradicen las bondades más lógicas obligando a creer lo que la razón o la humanidad no entiende. Torturas y abusos, que manchan la palabra humanidad. Teatro fuera del escenario, con las representaciones macabras. Asesinatos “legales” que la pobreza calla por miedo a las represalias. Robos que paga el pueblo. Inducción “clandestina desde la sombra” al desorden y a la delincuencia para que no vayan al paro y sigan viviendo fiscales, abogados, jueces, carceleros, y empleados todos de la gran familia del orden y la justicia. Confesores que tras escuchar sin entender, perdonan barbaridades en nombre de Dios aunque este jamás se haya demostrado que, ni exista ni haya otorgado tal “poder”. Libertadores, opresores, chupatintas, vendedores de parcelas para toda la eternidad en cielos inexistentes.

Folladores santos. Putas estrechas y todo tipo de siembra para que la mies sea mucha. Muy frustrados debieron de ser ciertos dioses para ordenar meter en un saco (burka) a las mujeres, o mutilarlas el clítoris, o coserlas la vagina, o tener que meterles miedo para dominarlas hasta la esclavitud. Mucha frustración debería de haber para impedir, en nombre de no sé que “pureza”, a un seguidor de Dios a casarse, ser padre o madre y sentir ese tipo de amor, realizado.

Muchísima frustración, para permitir en este mundo que agoniza, tanta desigualdad y abuso, cerrar los ojos cuando la violación, todo tipo de violaciones vuelen, sobre sus cielos como cuando los nazis tosieron y la iglesia se tapo la boca para toser, y que no se viere. Cuanta incongruencia cuando se esconden violaciones a inocentes, y se aconseja no follar y, si se hace, no usar preservativo con el peligro de contaminación, pero además con el peligro de embarazos continuados nada aconsejables dada la realidad de los ignorantes. Cuanta pena, ante tanta desvergüenza, incoherencia y demencia, dada por buena, porque un semi-dios, lo dice.

Cuanta hambre permitida por los grandes…¡Cuanta frustración y mentira permitida por todos, o casi todos, a pesar de lo “buenos” que dicen ser, todos!.

¡Cuanta locura sin diagnosticar. Cuanto cinismo y cuanta maldad, disfrazada de verdad, que hace pensar en el asesinato perfecto!.

Este conjunto de letras, pretende dar ideas sobre el trabajo de un autor, Luis CAÑIZARES, que refleja con sarcasmo sano el abuso y la mentira de este mundo. Y que, con ello denuncia a los ciegos, sordos y mudos de este mundo calladito que agoniza como la esperanza del que sufre sin que a nadie le importe en realidad…. ¡Dime como siente tu alma, y te diré como eres en realidad!.

Viendo la realidad de los niños desaparecidos para que alguien consiga un órgano, o un orgasmo. O, para que alguien se enriquezca explotándole. O, viendo como muere gente por sus creencias religiosas, o como se frustran las buenas ideas porque nadie las escuchó, o como la injusticia se impone sin que nadie se imponga, o como te engañan unos y otros, y la justicia no se entere, o como los políticos todos nos usan a capricho, o como se impone la falta de talento, o como nos envenenan poco a poco y nos doblegan y descubrimos que tan solo somos un número en la computadora de hacienda. O, que solo tenemos obligaciones, realmente, que Dios no llega nunca a poner orden. Que al hombre, no le interesa, que, que, que….¡¡que solo puedo para desahogar, y cagarme en Dios!!.

“La mejor forma de librarse de la tentación, es no permitir, caer en ella”

"Los "dioses". Los, con exceso de poder. Podran quitarnos el sueño, pero nunca nos quitaran las ganas de soñar."

Roberto Ibiricu Coto                      

 

Luis Cañizares - luisarte33@hotmail.com - Aviso Legal